Blog

El Bar de Hugo

20 de Enero de 2008

El bar de Hugo no es un bar. El bar de Hugo es de hecho lo que sería un bar si se le sacara todo lo que hay en los bares. O sea, el bar de Hugo hoy en día y como está, es un bar sólo en la cabeza de Hugo y de los que lo rodean, que cada vez son menos.

Cuando uno entra en el bar de Hugo, lo primero que ve es un mural en el fondo que reproduce un castillo medieval encima de una montaña y un dragón gigante y desafiante a la derecha que al parecer protege al castillo. A la izquierda hay una barra muy corta y detrás una cocina (más usada como fumadero de crack que como cocina) protegida por una cortina blanca semi-transparente. Adelante de la barra y el mural hay una superficie vacía que llega hasta la puerta. Más adelante aún, un alero sostenido por un par de columnas de madera y luego la calle, unánimemente habitada por todo tipo de malvivientes y putas. Esta ubicación tristemente estratégica explica de alguna manera por qué el bar de Hugo no es actualmente un bar ni en su forma ni en su fondo. Sumemos a ello un argentino cerca de los 50 bastante buscavidas y de tendencia al vicio fácil, agreguemos a su lado una mujer bastante hippie y anacrónica, pongamos dentro todos los borrachos y pirados de la región como habitúes, pongamos a los traficantes y las putas todo el día acampando en la puerta, y no hay que ser demasiado inteligente para entender que durante los últimos meses, Hugo, la mujer y los que los rodean (que cada vez son menos) han canjeado por diferentes tipos de vicios las mesas, las sillas, el equipo de audio, la mercadería, las heladeras, los vasos, los cds, los cubiertos, los ceniceros, los porta-cervezas, la caja registradora, y demás objetos que en su ausencia convierten un bar cualquiera en el lugar anteriormente descripto.


Autor: Marcelo Lagoa - click sobre el autor para ver sus textos ordenados.



escribir comentario

© ArraialWebdesign 2008
Prohibida la reprodución total o parcial del diseño o las imagenes de este sitio web

Los textos publicados en esta web son propiedad de sus respectivos autores, que se reservan todos los derechos sobre su obra.
Los nombres de lugares y personajes pueden haber sido alterados para proteger su privacidad.
Para reproducción en otros medios y sitios web colocar SIEMPRE el crédito con el nombre del autor correspondiente y un enlace a la fuente original.