Blog

El Ritual de la Pipoca

10 de Enero de 2008

“No se escuchan los cds”, dice el muchacho mientras apoya el cpu sobre la mesa de trabajo. Empiezo a desarmarlo: es un rejunte infame de partes obsoletas, un amd k6 hecho de piezas que no valen nada vendido al pobre bahianito en varios cientos de reales. Lo abro y conecto el cable del cd en el lugar correcto, le agrego una placa usb, me lo quedo probando un rato mientras Marlene recibe a un par de bahianas que intuyo están para tareas de limpieza. Pero se saludan con un afecto excesivo que no se condice demasiado con una relación patrón empleado, y rápidamente se dirigen todos muy serios a la cocina.

Al k6 le faltan conectar un par de cables más, los conecto más por intuición que por conocimiento de causa, y prendo la maquina con un miedo creciente de que algo explote. Se huele un inconfundible olor a quemado y al rato se oyen cosas que explotan con un ruido más bien leve; no es la computadora, el olor a quemado y las explosiones provienen de la cocina. Pasan varios minutos y Regina me dice que van a cerrar un rato. ¿Será para almorzar? ¿Será que almuerzan con pochoclo? Nada me sorprende na Bahía. Así que sigo dedicado al k6 del muchacho y me doy vuelta para buscar un cable. Hay una vela al pie de la puerta de calle cerrada, no me llama la atención ¿Será algo relacionado con Navidad o año nuevo? El puerto ps2 no funciona pero el USB sí, como el pibe sólo piensa usar el USB Marlene me dice que ni me caliente, que cierre la máquina y pronto.

Estoy 100% concentrado en la reparación del engendro cuando de repente surge una lluvia de pochoclo lejano desde la cocina, al rato aparecen una bahiana desde la cocina y otra desde el laboratorio arrojando el popcorn a diestra y siniestra sobre todo lo que encuentran a su paso: arrojan sobre el escritorio, sobre los remitos, sobre el fax, sobre las computadoras y los insumos nuevos. Arrojan hacia el cielo raso y hacia el piso, hacia las ventanas cerradas, y hacia los cartuchos de impresora alineados sobre un estante, entran en el pasillo en donde reparo y me arrojan pochoclo en la cabeza; miro sus rostros, ninguna expresión, sólo la vista fija en el objetivo inmediato y la concentración propia de la búsqueda de puntería. Llueve pipoca sobre el k6, sobre el teclado, sobre los parlantes potenciados y sobre mí cabeza.

Luego de un tiempo, como toda lluvia, la tormenta de popcorn amaina y da paso a una tensa calma. De pronto las bahianas se acercan con ramas de hojas verdes de árbol no identificado, le pegan a todo con las ramas, a las impresoras descompuestas, a los estantes con cpus obsoletos, le pegan al k6, me pegan a mí en la cabeza y en los hombros como al resto de los objetos inanimados que encuentran en el interior de Macro Informática. Luego vuelven todos a la cocina y me quedo solo inmerso en la desolación pochoclal. Observo alrededor: hay una inundación de pipoca de varios centímetros de espesor sobre el piso.

Pruebo todo en la maquina, la cierro y le digo a Marlene que salgo a almorzar. Me abren la puerta, miro a mis espaldas los restos del ritual y luego sigo camino hacia la posada.

El k6 no volvió a fallar y reproduce los cds perfecto.


Autor: Marcelo Lagoa - click sobre el autor para ver sus textos ordenados.



escribir comentario

© ArraialWebdesign 2008
Prohibida la reprodución total o parcial del diseño o las imagenes de este sitio web

Los textos publicados en esta web son propiedad de sus respectivos autores, que se reservan todos los derechos sobre su obra.
Los nombres de lugares y personajes pueden haber sido alterados para proteger su privacidad.
Para reproducción en otros medios y sitios web colocar SIEMPRE el crédito con el nombre del autor correspondiente y un enlace a la fuente original.